Pautas de actuación en los problemas de conducta

Muchos padres se preguntan cómo actuar con su hijo cuando éste se comporta de manera inadecuada. A continuación, se exponen algunas pautas elementales a tener en cuenta para manejar los problemas de conducta.Imagen original de http://www.openclipart.org

  • Cada niño es diferente. Cada niño tiene su carácter, su forma de ser y su experiencia vital. Puesto que no hay dos niños iguales, la mejor técnica a aplicar dependerá de cada niño en cuestión. Por ello puede ser conveniente diseñar estrategias de intervención a medida.
  • En la génesis y mantenimiento de los problemas de conducta no interviene un único factor determinante sino que intervienen múltiples factores internos y externos. Un adecuado análisis de los antecedentes y de las consecuencias de la conducta pueden ayudar a entender los factores implicados en cada caso.
  • Es importante prestar mayor atención a las conductas deseadas que el niño realiza y queremos que mantenga, exprésele cómo le gusta que actúe así. Dedique más tiempo a estar con su hijo, juegue con él, busque actividades de ocio e intereses comunes y disfrute de momentos agradables con él.
  • Cuando el niño realice la conducta que se pretende instaurar es importante reforzarla en el momento de forma que el niño se dé cuenta de que lo ha hecho bien. Los refuerzos pueden ser de muy diversos tipos: materiales, afectivos, verbales, de actividad, sociales, etc. No siempre deben implicar recursos materiales como regalos, chucherías o pagas. Un gesto de aprobación, una palmadita en el hombro, un abrazo o gesto cariñoso, un mensaje positivo o realizar una actividad de ocio con ellos pueden ser los mejores recursos para reforzar su conducta.
  • Utilizar instrucciones sencillas para que el niño entienda perfectamente qué comportamiento se espera de él. Es importante, que en cada momento sólo haya una instrucción o norma en funcionamiento. En ocasiones, los adultos dan tantas órdenes diferentes que algunas pueden resultar contradictorias entre sí y hacer que el niño no entienda cómo debe actuar.
  • El estilo de educación parental con los niños es muy importante. Un estilo que combine un alto nivel de afectividad con un cierto nivel de control sobre las conductas que realizan, es la mejor herramienta disponible para que los niños aprendan a ser responsables y a gestionar adecuadamente sus sentimientos. No es aconsejable un estilo autoritario (control rígido) ni un estilo pasivo (falta de control y límites).
Pautas de actuación en los problemas de conducta
Facebooktwitterlinkedinmail
Etiquetado en: