El autocuidado

El autocuidado va a ser básico para mantener una buena salud física y psicológica. Son actividades que se dirigen a cuidar y mimarse a uno mismo, aumentan el bienestar personal, lo cual va a repercutir en las diferentes áreas: salud física, salud mental, autoestima, relaciones interpersonales, gestión de las propias emociones…

El primer paso importante consiste en ser consciente de uno mismo, de las fortalezas y necesidades, de los pensamientos o forma de percibir la propia realidad, ser conscientes de las sensaciones corporales, de las emociones, y de lo que ocurre a su alrededor (contexto) y cómo le afecta.

La persona que sabe cuidarse tiene un mayor conocimiento de las propias habilidades y limitaciones, un autoconcepto positivo y una alta autoestima, mayor capacidad de tomar las propias decisiones, de poner límites a los demás, mayor capacidad de adaptación a los cambios que se suceden en las diferentes áreas vitales y un mayor autocontrol emocional.

A continuación, cito un cuento de Jorge Bucay “El hacha y el leñador” para reflexionar sobre la importancia del autocuidado:

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno, y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel.
El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque. El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar.
En un solo día cortó dieciocho árboles.
–Te felicito-le dijo el capataz- sigue así.
Animado por estas palabras, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó bien temprano.
A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles.
–Debo de estar cansado –pensó. Y decidió acostarse con la puesta del sol.
Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad.
Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol.
Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.
El capataz le preguntó: –¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?
–¿Afilar? No he tenido tiempo para afilar: he estado demasiado ocupado talando árboles”.
(Texto extraído de “Déjame que te cuente…” de Jorge Bucay)

El autocuidado puede asemejarse a afilar el hacha. Para poder alcanzar un rendimiento óptimo en las diferentes áreas de la vida es fundamental que el hacha esté afilado, las acciones dirigidas a cuidar de uno mismo van a afilar el hacha.

A continuación se pueden ver algunas maneras de autocuidado:
– Llevar una alimentación sana y equilibrada.
– Tener buenos hábitos de sueño y descanso.
– Practicar ejercicio físico de manera regular.
– Dedicar un tiempo para la higiene y cuidado personal.
– Realizar pequeñas actividades que resulten gratificantes (lectura, pintura, manualidades, cocina, etc.)
Escuchar a nuestro cuerpo, atender las sensaciones.
– Identificar señales de estrés y aprender formas de relajación.
– Proponerse nuevos retos y proyectos personales.
– Identificar y expresar las emociones.
– Detectar pensamientos irracionales negativos
– …

El autocuidado mejora el nivel de salud de las personas que lo practican y aumenta la sensación de bienestar, mejorando en definitiva la calidad de vida. Así que…¡Cuídate y mímate!

El autocuidado
Facebooktwitterlinkedinmail
Etiquetado en: